El modelo París se caracteriza por unas formas sencillas, pero que resaltan por el sutil toque de las líneas doradas.