Estos pendientes con forma de rombo en tonos multicolor están inspirados en la moda de los años 80, donde predominaban los accesorios de gran tamaño con colores neón. Con el pendiente Mónica representamos nuestra visión de una década que supuso un gran cambio para la moda en el mundo.